A qué temperatura hay que lavar la ropa

Lavar la ropa es una tarea cotidiana que requiere cierta atención y criterio, ya que no todas las prendas se pueden lavar de la misma forma ni con la misma temperatura. Elegir la temperatura adecuada para lavar la ropa puede ayudarnos a ahorrar energía, a proteger el medio ambiente, a eliminar las manchas, las bacterias y los ácaros, y a conservar mejor el color, la forma y el tejido de nuestras prendas.

¿cómo saber a qué temperatura lavar la ropa?

Aquí te damos algunos consejos generales y específicos para que lo tengas más claro.

A que temperatura hay que lavar la ropa

Consejos generales para lavar la ropa

  • Lee siempre la etiqueta de la prenda, donde el fabricante te indicará las recomendaciones de lavado, secado y planchado, así como los símbolos que te informan de la temperatura máxima que soporta la prenda, el tipo de detergente que puedes usar, si se puede lavar a mano o en la lavadora, si se puede usar lejía o suavizante, etc.
  • Separa la ropa por colores, tejidos y grados de suciedad, y haz diferentes coladas según estas categorías. Así evitarás que se mezclen los colores, que se dañen los tejidos o que se transfieran las manchas.
  • Usa el programa y el detergente adecuados para cada tipo de ropa. La lavadora suele tener diferentes programas según el tipo de tejido (algodón, sintético, lana, delicado, etc.), el grado de suciedad (normal, intensivo, rápido, etc.) y la temperatura (frío, 20ºC, 30ºC, 40ºC, 60ºC, 90ºC, etc.). Elige el que mejor se adapte a la ropa que vas a lavar y usa el detergente que te recomiende el fabricante o el que prefieras según tus necesidades (líquido, en polvo, en cápsulas, ecológico, etc.).
  • Ajusta la cantidad de ropa y de detergente según la capacidad de la lavadora y el nivel de agua. No llenes demasiado la lavadora, ya que la ropa no se lavará bien y saldrá más arrugada. Tampoco uses más detergente del necesario, ya que puede dejar residuos en la ropa y en la lavadora, y puede contaminar el agua. Sigue las instrucciones del fabricante y usa las medidas que te indique el envase del detergente.
  • Revisa las prendas antes de lavarlas y trata las manchas difíciles con un quitamanchas o con un remedio casero. Cierra las cremalleras, los botones y los velcros, vacía los bolsillos, da la vuelta a las prendas estampadas o con aplicaciones, y quita los accesorios que puedan dañarse o dañar otras prendas, como cinturones, broches, etc.

    Consejos específicos dependiendo de la temperatura

    Para lavar en frío (menos de 30ºC) 

    • Usa un detergente específico para agua fría o un detergente líquido, ya que se disuelve mejor que el detergente en polvo.
    • El lavado en frío es adecuado para la ropa de color, la ropa negra, la ropa delicada, la ropa con poco suciedad o la ropa que se lava con frecuencia.
    • El lavado en frío ayuda a ahorrar energía, a proteger el color y la forma de las prendas, y a evitar que se encojan o se estropeen.
    • Sin embargo, el lavado en frío no elimina las manchas difíciles ni las bacterias y los ácaros, por lo que no es recomendable para la ropa blanca, la ropa muy sucia o la ropa de cama y de baño.

      Para lavar en caliente (más de 30ºC)

      • Usa un detergente que soporte altas temperaturas y que no dañe las prendas.
      • El lavado en caliente es adecuado para la ropa blanca, la ropa muy sucia, la ropa de cama y de baño, y la ropa que necesita desinfección, como la ropa interior, la ropa de bebé o la ropa de enfermo.
      • El lavado en caliente ayuda a eliminar las manchas, las bacterias y los ácaros, y a blanquear la ropa.
      • Sin embargo, el lavado en caliente consume más energía, puede alterar el color y el tejido de las prendas, y puede hacer que se encojan o se arruguen más. Por eso, no es recomendable para la ropa de color, la ropa negra, la ropa delicada o la ropa con aplicaciones.

        Para lavar a mano, usa un detergente suave y agua tibia (unos 30ºC)

        • Remoja la ropa durante unos minutos.
        • Luego, frota suavemente las prendas con las manos o con un cepillo, y aclara con abundante agua hasta que no queden restos de jabón.
        • El lavado a mano es adecuado para la ropa muy delicada, la ropa con adornos, la ropa de seda, la ropa de lana o la ropa que se lava poco.
        • El lavado a mano ayuda a cuidar mejor las prendas y a evitar que se dañen.

        Estos son solo consejos, pero lo mas importante siempre es que mires la etiqueta de cada producto para entender cual es la mejor forma de lavarlos sin dañarlos.

         

        Otros artículos de interés:

         

        *Aviso: Este blog es un espacio donde el equipo Wakkatoa comparte sus puntos de vista, mis ideas, reflexiones basado en su opinión. Todo lo que se comenta aquí es una opinión con la única intención de que cualquier interesado en el tema la pueda conocer y no representa la posición oficial de ninguna entidad o institución o esta basado en datos.

          Regresar al blog

          Deja un comentario

          Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.

          Productos mas populares